Alex R. Orué

Jul 29

My favourite Japanese beverage (which turned out to be Swedish 😒) 🎌

My favourite Japanese beverage (which turned out to be Swedish 😒) 🎌

#ChildhoodMemories ⚽️ (at Parque Ecológico Loreto Y Peña Pobre)

#ChildhoodMemories ⚽️ (at Parque Ecológico Loreto Y Peña Pobre)

Jul 28

Me with the #PhantomOfTheOpera @henry_orue

Me with the #PhantomOfTheOpera @henry_orue

Sam Harris: Why Don't I Criticize Israel? -

Here’s a very objective perspective into the Israel-Palestine mess. Wanna understand a little bit better what’s really going on in the Middle East, listen to Sam Harris.

Con @La_Supermana & @Jorge0607 en la @MarchaLGBTdf #MarchaLGBTdf 🌈

Con @La_Supermana & @Jorge0607 en la @MarchaLGBTdf #MarchaLGBTdf 🌈

Jul 18

Gaza

Gaza

Jul 04

[video]

Jul 02

Stonewall Riots (LGBT History Lesson)

Jun 15

Thanks to @adambouska for bringing his @noh8campaign to #MexicoCity 🌈 #LGBT #NOH8Campaign #Mexico #CDMX #Gay

Thanks to @adambouska for bringing his @noh8campaign to #MexicoCity 🌈 #LGBT #NOH8Campaign #Mexico #CDMX #Gay

Jun 04

Proyecto Laramie 
Foto: Representación del funeral de Matthew Shepard. Foto por Enrique Torre Molina.
Por tercera vez, esta obra escrita y producida originalmente en el año 2000 por Moisés Kaufman, se presenta en la Ciudad de México. Sólo que esta vez es con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos en México y de la misma Matthew Shepard Foundation. 

La historia de Matthew Shepard, un jóven de 21 años brutalmente asesinado en Laramie, Wyoming, por ser gay, pasó a ser el caso de crímen de odio más sonado de la historia, la cual vendría a traer el debate sobre la homosexualidad a nivel no sólo nacional en Estados Unidos, sino en el mundo. El Proyecto Laramie es un relato de entrevistas que jóvenes actores de la compañía Tectonic Theater Project hizo a gente de la comunidad de Laramie al poco tiempo de la tragedia sucediera para documentar el impacto de este evento en esta pequeña comunidad. Esta puesta en escena sólo puede ser descrita como un documental teatral. 

Ayer, 3 de Junio, fuí invitado por Enrique Torre Molina, co-productor de la obra junto a Rodrigo Salazar, a una función especial en el Teatro Milán, donde se contó con la presencia de asociaciones civiles, líderes de opinión, gente del espectáculo, activistas, entre otros.

Para aquellos que somos familiares con la historia, es un flashback a 1998 cuando por primera vez oímos de esto en las noticias. Es un recordatorio, aunque no lo hayamos olvidado, de todos los progresos que se han hecho desde entonces, pero también nos recuerda lo mucho que nos falta por recorrer. Para los que conocemos la historia, fué una reflexión de los muchos puntos de vista de los habitantes de Laramie, mismos que se pueden traducir a nuestra sociedad o a cualquier otra cuando hay ignorancia y prejuicios. 

Para aquellos que sea la primera vez que escuchan de Matthew, sin duda será un enfrentamiento a la realidad que la Comunidad LGBT vive día a día, y desde hace mucho. Sean aliados, LGBT o gente con sus propios prejuicios sobre el tema de la homosexualidad y religión, sin duda saldrán con un nudo en la garganta, pues una de las reflexiones más contundentes de esta experiencia es ver los alcances que el odio tiene hacia lo incomprendido, y así como sus consecuencias. 

En lo personal, viendo la situación de mi país, me aterra la idea de la realidad en México, ¿Cuántos Matthews tenemos? ¿Qué hemos hecho? A pesar de que indudablemente hemos tenido muchos progresos, hoy por hoy, de un Estado de la República a otro, varía mi estatus como ciudadano. En la Ciudad de México, mis derechos están protegidos por la ley. En el Estado de México, a escasos 20 minutos de la capital (depende en qué punto de la ciudad uno se encuentre), paso a ciudadano de segunda clase. Sin embargo, a pesar de que en algunas entidades del país la situación para la Comunidad LGBT progresa, no significa que la sociedad vaya avanzando a la par de los progresos legislativos. México es un país católico, misógino, machista y homofóbico. Entonces, ¿cómo afrontar estos retos?

Definitivamente la sociedad cambia, la cultura cambia, a través de los medios masivos. Los medios de comunicación, de entretenimiento (cine, teatro, televisión, radio, e internet) juegan un papel crucial en el cambio de perspectiva que la mayoría de la población tiene hacia las minorías, no solamente la Comunidad LGBT. Pero mientras sigamos siendo representados como la burla, lo ridículo y exagerado, no seremos tomados en cuenta seriamente.

Producciones como el Proyecto Laramie, The Normal Heart de Larry Kramer, y documentales como We Were Here y How To Survive A Plague son vitáles para concientizar a la sociedad de la injusticia que nuestra gente ha pasado y sigue pasando en muchas partes del mundo. Y para nosotros, aquellos que nos identificamos como LGBT, son vitales para recordarnos que no tenemos el lujo de poder olvidar, no mientras sigan habiendo Matthews en el mundo.

La compañía de teatro Dèjá Vu! es la responsable de esta magnífica representación. No puedo enfatizar lo suficiente lo mucho que recomiendo esta obra. Sólo lleven sus kleenex, los van a necesitar. 

Se presentarán todos los lunes a partir del 9 de Junio a las 20:30 hrs en el Teatro Arlequín de la Colonia Juárez, Ciudad de México. Tickets en Ticketmaster o en taquilla. 

Proyecto Laramie 

Foto: Representación del funeral de Matthew Shepard. Foto por Enrique Torre Molina.

Por tercera vez, esta obra escrita y producida originalmente en el año 2000 por Moisés Kaufman, se presenta en la Ciudad de México. Sólo que esta vez es con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos en México y de la misma Matthew Shepard Foundation

La historia de Matthew Shepard, un jóven de 21 años brutalmente asesinado en Laramie, Wyoming, por ser gay, pasó a ser el caso de crímen de odio más sonado de la historia, la cual vendría a traer el debate sobre la homosexualidad a nivel no sólo nacional en Estados Unidos, sino en el mundo. El Proyecto Laramie es un relato de entrevistas que jóvenes actores de la compañía Tectonic Theater Project hizo a gente de la comunidad de Laramie al poco tiempo de la tragedia sucediera para documentar el impacto de este evento en esta pequeña comunidad. Esta puesta en escena sólo puede ser descrita como un documental teatral. 
Ayer, 3 de Junio, fuí invitado por Enrique Torre Molina, co-productor de la obra junto a Rodrigo Salazar, a una función especial en el Teatro Milán, donde se contó con la presencia de asociaciones civiles, líderes de opinión, gente del espectáculo, activistas, entre otros.
Para aquellos que somos familiares con la historia, es un flashback a 1998 cuando por primera vez oímos de esto en las noticias. Es un recordatorio, aunque no lo hayamos olvidado, de todos los progresos que se han hecho desde entonces, pero también nos recuerda lo mucho que nos falta por recorrer. Para los que conocemos la historia, fué una reflexión de los muchos puntos de vista de los habitantes de Laramie, mismos que se pueden traducir a nuestra sociedad o a cualquier otra cuando hay ignorancia y prejuicios. 
Para aquellos que sea la primera vez que escuchan de Matthew, sin duda será un enfrentamiento a la realidad que la Comunidad LGBT vive día a día, y desde hace mucho. Sean aliados, LGBT o gente con sus propios prejuicios sobre el tema de la homosexualidad y religión, sin duda saldrán con un nudo en la garganta, pues una de las reflexiones más contundentes de esta experiencia es ver los alcances que el odio tiene hacia lo incomprendido, y así como sus consecuencias. 
En lo personal, viendo la situación de mi país, me aterra la idea de la realidad en México, ¿Cuántos Matthews tenemos? ¿Qué hemos hecho? A pesar de que indudablemente hemos tenido muchos progresos, hoy por hoy, de un Estado de la República a otro, varía mi estatus como ciudadano. En la Ciudad de México, mis derechos están protegidos por la ley. En el Estado de México, a escasos 20 minutos de la capital (depende en qué punto de la ciudad uno se encuentre), paso a ciudadano de segunda clase. Sin embargo, a pesar de que en algunas entidades del país la situación para la Comunidad LGBT progresa, no significa que la sociedad vaya avanzando a la par de los progresos legislativos. México es un país católico, misógino, machista y homofóbico. Entonces, ¿cómo afrontar estos retos?
Definitivamente la sociedad cambia, la cultura cambia, a través de los medios masivos. Los medios de comunicación, de entretenimiento (cine, teatro, televisión, radio, e internet) juegan un papel crucial en el cambio de perspectiva que la mayoría de la población tiene hacia las minorías, no solamente la Comunidad LGBT. Pero mientras sigamos siendo representados como la burla, lo ridículo y exagerado, no seremos tomados en cuenta seriamente.
Producciones como el Proyecto Laramie, The Normal Heart de Larry Kramer, y documentales como We Were Here y How To Survive A Plague son vitáles para concientizar a la sociedad de la injusticia que nuestra gente ha pasado y sigue pasando en muchas partes del mundo. Y para nosotros, aquellos que nos identificamos como LGBT, son vitales para recordarnos que no tenemos el lujo de poder olvidar, no mientras sigan habiendo Matthews en el mundo.
La compañía de teatro Dèjá Vu! es la responsable de esta magnífica representación. No puedo enfatizar lo suficiente lo mucho que recomiendo esta obra. Sólo lleven sus kleenex, los van a necesitar. 
Se presentarán todos los lunes a partir del 9 de Junio a las 20:30 hrs en el Teatro Arlequín de la Colonia Juárez, Ciudad de México. Tickets en Ticketmaster o en taquilla. 

Jun 02

[video]

[video]

[video]

todomejoramonterrey:

LGBTs Que lo Mejoraron: Harvey Milk
Originario de Nueva York en 1930, Milk fue un político y activista estadounidense que pasó a la historia por ser la primera persona abiertamente gay en ser elegido para un cargo público en los Estados Unidos como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco, en 1977.
Creció en Nueva York, donde asumió su homosexualidad en su adolescencia, antes de mudarse a San Francisco en 1972. Se asentó en la calle de Castro (conocida como la villa gay de la ciudad), en donde abrió la tienda de Castro Camera, donde después sería punto de reunión para sus rallies y campañas políticas.
Milk se sintió llamado a presentarse como candidato a supervisor de la ciudad de San Francisco en 1973, a pesar de haberse encontrado cierta resistencia en la comunidad gay en ese entonces. Considerado como agitador, tenía el carisma y la elocuencia en sus protestas para mover masas; era descarado, directo, animado y extravagante, ganando la atención de los medios de comunicación. En este año, Milk recibió una apreciable cantidad de votos, aunque no los suficientes para ser elegido. Hizo campaña de nuevo en las dos elecciones siguientes, apodándose a sí mismo como el “Alcalde de la calle Castro”. Los votantes fueron suficientes para permitirle presentarse también a la Asamblea Estatal de California. Aprovechándose de su creciente popularidad, dirigió el movimiento político gay en agresivas batallas contra las iniciativas anti-homosexuales (la más famosa siendo en contra de la cantante Anita Bryan).
Milk fue elegido supervisor en 1977, después de que San Francisco reorganizara su procedimiento electoral para elegir representantes por barrios en vez de realizar una única votación a nivel de la ciudad. Estuvo once meses en el puesto de supervisor municipal y fue responsable de la aprobación de una estricta ordenanza sobre los derechos de los gays en San Francisco.
El 27 de noviembre de 1978, Milk y el Alcalde de San Francisco, George Moscone, fueron asesinados por el ex-supervisor Dan White, veterano de la Guerra de Vietnam y político frustrado quien intentaba recuperar su cargo. Tras el asesinato de Milk, protestas silenciosas en San Francisco, Nueva York y Los Angeles fueron observadas. White fue declarado inocente, por un jurado de ascendencia irlandesa (blancos-católitocos-conservadores), de los asesinatos el 21 de mayo de 1979, pero culpable de homicidio sin premeditación de las dos víctimas y sentenciado a siete años y dos tercios. Con la sentencia reducida por buena conducta, sería liberado a los cinco años. 
Milk ha sido objeto de varios homenajes y honores post-mortem. La ciudad de San Francisco ha homenajeado a Milk dando su nombre a diversos lugares, como la plaza Harvey Milk, en el cruce de la calle Market y Castro; bajo la dirección de Gus Van Sant y el guión de Justin Lance-Black, escritor abiertamente gay quien ganara el Oscar por Mejor Guión Original, se produjo al película Milk, la cual ganó también el Oscar al Mejor Actor por la interpretación de Sean Penn de Harvey Milk; Milk fue incluido en los «100 héroes e íconos del siglo XX» de la revista Time como «un símbolo de lo que pueden conseguir los gays y los peligros a los que se enfrentan por hacerlo»; la revista The Advocate listó a Milk en la posición tres entre sus «40 héroes» del siglo XX; el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama otorgó, a título póstumo, a Harvey Milk la Medalla Presidencial de la Libertad en 2009, por su contribución al movimiento de los derechos civiles de los homosexuales; también en 2009, el entonces Gobernador de California Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver admitieron a Milk en el Salón de la Fama de California, en la exhibición permanente del Museo de California. 

#TodoMejora

todomejoramonterrey:

LGBTs Que lo Mejoraron: Harvey Milk

Originario de Nueva York en 1930, Milk fue un político y activista estadounidense que pasó a la historia por ser la primera persona abiertamente gay en ser elegido para un cargo público en los Estados Unidos como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco, en 1977.

Creció en Nueva York, donde asumió su homosexualidad en su adolescencia, antes de mudarse a San Francisco en 1972. Se asentó en la calle de Castro (conocida como la villa gay de la ciudad), en donde abrió la tienda de Castro Camera, donde después sería punto de reunión para sus rallies y campañas políticas.

Milk se sintió llamado a presentarse como candidato a supervisor de la ciudad de San Francisco en 1973, a pesar de haberse encontrado cierta resistencia en la comunidad gay en ese entonces. Considerado como agitador, tenía el carisma y la elocuencia en sus protestas para mover masas; era descarado, directo, animado y extravagante, ganando la atención de los medios de comunicación. En este año, Milk recibió una apreciable cantidad de votos, aunque no los suficientes para ser elegido. Hizo campaña de nuevo en las dos elecciones siguientes, apodándose a sí mismo como el “Alcalde de la calle Castro”. Los votantes fueron suficientes para permitirle presentarse también a la Asamblea Estatal de California. Aprovechándose de su creciente popularidad, dirigió el movimiento político gay en agresivas batallas contra las iniciativas anti-homosexuales (la más famosa siendo en contra de la cantante Anita Bryan).

Milk fue elegido supervisor en 1977, después de que San Francisco reorganizara su procedimiento electoral para elegir representantes por barrios en vez de realizar una única votación a nivel de la ciudad. Estuvo once meses en el puesto de supervisor municipal y fue responsable de la aprobación de una estricta ordenanza sobre los derechos de los gays en San Francisco.

El 27 de noviembre de 1978, Milk y el Alcalde de San Francisco, George Moscone, fueron asesinados por el ex-supervisor Dan White, veterano de la Guerra de Vietnam y político frustrado quien intentaba recuperar su cargo. Tras el asesinato de Milk, protestas silenciosas en San Francisco, Nueva York y Los Angeles fueron observadas. White fue declarado inocente, por un jurado de ascendencia irlandesa (blancos-católitocos-conservadores), de los asesinatos el 21 de mayo de 1979, pero culpable de homicidio sin premeditación de las dos víctimas y sentenciado a siete años y dos tercios. Con la sentencia reducida por buena conducta, sería liberado a los cinco años. 

Milk ha sido objeto de varios homenajes y honores post-mortem. La ciudad de San Francisco ha homenajeado a Milk dando su nombre a diversos lugares, como la plaza Harvey Milk, en el cruce de la calle Market y Castro; bajo la dirección de Gus Van Sant y el guión de Justin Lance-Black, escritor abiertamente gay quien ganara el Oscar por Mejor Guión Original, se produjo al película Milk, la cual ganó también el Oscar al Mejor Actor por la interpretación de Sean Penn de Harvey Milk; Milk fue incluido en los «100 héroes e íconos del siglo XX» de la revista Time como «un símbolo de lo que pueden conseguir los gays y los peligros a los que se enfrentan por hacerlo»; la revista The Advocate listó a Milk en la posición tres entre sus «40 héroes» del siglo XX; el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama otorgó, a título póstumo, a Harvey Milk la Medalla Presidencial de la Libertad en 2009, por su contribución al movimiento de los derechos civiles de los homosexuales; también en 2009, el entonces Gobernador de California Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver admitieron a Milk en el Salón de la Fama de California, en la exhibición permanente del Museo de California. 

#TodoMejora

(Source: todomejoramx)

[video]